El método Jelqing

Muchos hombres sufren angustias por tener su órgano sexual muy pequeño y buscan muchos métodos para agrandarlo para su satisfacción personal y el de su pareja y según testimonios y tradiciones este método es efectivo pero de mucha paciencia y dedicación.
El nombre puede sonar algo extraño pero tal vez interese tanto a mujeres como a hombres pero sobre todo a las primeras pues generara un beneficio de tipo pasional y sexual. Este método es un agrandamiento natural del pene por medio de técnicas que usaron los jóvenes árabes desde adolescentes hasta llegar a su etapa de adultez. Según la tradición, poseer un órgano masculino que tuviera gran tamaño era signo de fuerza, de virilidad, de masculinidad total y de gran interés en el género opuesto. Allí generalmente lo pasan de generación en generación y ahora la idea es globalizarlo para que haya un beneficio mundial de esta técnica.

Lo esencial es hacer un tipo de ejercicios que halan el pene desde la base a la punta por largos periodos cuya frecuencia se extiende a todos los días por varios meses. Incluso cuando el hombre descansa las células siguen actuando y ejerciendo presión en el pene sin necesidad que este erecto.El resultado es que la estimulación alargue el pene haciendo que la sangre se distribuya en él y lo obligue a aumentar su tamaño en diámetro y longitud. Los tiempos generalmente son de 30 minutos diarios mínimo por 4 meses y obtener resultados de crecimiento de entre 2 a 8 centímetros porque hay que tener en cuenta que cada cuerpo es diferente y los resultados varían.

Los riesgos no existen dependiendo de la fuerza que se aplique o que en algún momento lleguen a ser movimientos violentos y que cause un daño interno en los tejidos y su funcionamiento y deba ser atendido por un médico especialista o hasta quirúrgicamente. Este tipo de métodos han sido difundidos rápidamente porque se ha visto el creciente interés y preocupación de los hombres por el tamaño de su órgano sexual y no solo por el interés por satisfacer a las mujeres sino por las ganas de presumir que su tamaño es mayor y eso influye en su ego y autoestima.

Hay que tener en cuenta que esto es como la visita al gimnasio, no se da de un día para otro ni a la semana, pues hay que tener dedicación y nada mejor que una mujer le diga a su pareja como pueden tener resultados para una satisfacción mutua pero hay que hacerlo con tacto y delicadeza pues aunque se le diga a un hombre y ellos no tengan tanta sensibilidad, el hecho de que una mujer le diga a un hombre que puede tener un pene pequeño puede significar un motivo de preocupación, alteración u obsesión.

La idea es que se le explique de manera cariñosa que es un método para que mejore su órgano y  que no es que sea pequeño sino que es para mejorar si actividades intimas, así no se afectaran sus emociones y la mujer quedará feliz, eso sí con mucha paciencia mientras pasan los 4 meses iniciales.

Entradas más populares de este blog

HISTORIA DEL PASILLO ECUATORIANO

3 de noviembre, independencia de Cuenca, Ecuador

Call center 171 gratuito para citas médicas