LA BUENA COMEDIA ECUATORIANA

Uno de los reportajes mas divertidos que hemos realizado creo que debe de ser este, les invitamos a volver al pasado, a recordar a esos viejos y muy buenos comediantes que nuestro país a tenido. Quien no recuerde al fabuloso Don Evaristo, o al carismático Michelena, entre otros son los personajes que siempre nos han acompañado en la televisión nacional sacándonos una o mas rizas.




Carlos Michelena (Quito, 5 de enero de 1954) es un popular actor cómico ecuatoriano. Es conocido como «El Miche» por el público, suele pintarse la cara de blanco y vestirse con trajes particulares. Además, es muy conocido en Ecuador por hacer teatro callejero en el parque El Ejido de la ciudad de Quito, capital del Ecuador, donde representa personajes típicos y de la política ecuatoriana.

Primeros años

Carlos Michelena nació en la ciudad de Quito, en un hogar humilde, su padre era zapatero y su madre una vendedora de caramelos. Estudió la escuela primaria en el Colegio Simón Bolívar, aunque nunca cursó la secundaria. Durante su niñez vendió caramelos en la calle para ayudar a su familia, estas primeras experiencias forjarían su personalidad e influirían posteriormente en su forma de actuar y de hacer teatro. A los 15 años asistió como oyente a la Escuela de Arte Dramático de la Casa de la Cultura, tiempo después le dieron el cargo de utilero de la compañía teatral Teatro Ensayo.

Carrera teatral

Inició su carrera como actor en la Escuela de Teatro de la Casa de la Cultura Ecuatoriana a los 18 años de edad. Allí recibió lecciones de actuación a manos de Antonio Ordóñez, director de la compañía teatral Teatro Ensayo. Junto a Teatro Ensayo actuó en diversas obras teatrales como Boletín y elegía de las mitas, Dos viejos pánicos, Huasipungo, El médico a palos, entre otras. Posteriormente formó parte de la compañía de teatro Ollantay fundada en 1971 y perteneciente a la Escuela Politécnica Nacional. También fue miembro del grupo teatral Malayerba y director del grupo Teatro de la Calle. Después de varios años de participar en producciones teatrales decide volcarse a las plazas y a las calles de Quito a realizar teatro callejero, en el cual personifica personajes de la vida cotidiana del Ecuador a manera de sketch y en ciertas ocasiones también encarna en forma de crítica a los políticos de ese país. También incursionó en la televisión donde tuvo un segmento denominado El toque del Miche, que fue transmitido por el canal Gama TV —conocido anteriormente como Gamavisión—, sin embargo, con el tiempo decidió volver a la calle porque su imagen del canal no era compatible con el parque y porque se identifica con esa gente. Prefiero estar en el parque con ellos que en un canal de televisión o hacer otro tipo de trabajo artístico».6 Durante los mandatos de los presidentes Rodrigo Borja Cevallos y León Febres-Cordero Ribadeneyra fue enviado a la cárcel por sus comentarios críticos en contra del gobierno. En 2011, durante el gobierno de Rafael Correa el Consejo Nacional Electoral de Ecuador (CNE) abrió un expediente en su contra después de haber participado en una propaganda que fue emitida por televisión a favor del «No» en la consulta popular del plebiscito gubernamental.

En 2003 fue condecorado por la Casa de la Cultura Ecuatoriana con la Orden al Mérito Artístico, en reconocimiento por su trayectoria actoral.

En 2011 inauguró un espectáculo circense denominado El circo del Miche que fue presentado por tres semanas en el circo Carpa Teatro.



Ernesto Albán Mosquera es uno de los principales actores ecuatorianos del siglo XX, que entrega al medio artístico su legado mas importante al iniciar en el teatro la critica humoristica y comedia acerca de la realidad del país, con elevados componentes de cotidaneidad, urbanismo y política.

Empezó como músico, cantante de tangos, y su obra que se baso en el empirismo y la necesidad se vio reforzada por las presentaciones que lograron elevados niveles de aceptación en todo el país.

Ernesto Albán se confunde con su álter ego, el personaje mas carismático y recordado por los ecuatorianos, el famoso Evaristo Corral y Chancleta y con el da paso a las obras fundamentales para entender el alcance de este personaje, esto es las Estampas Quiteñas ideadas por Alfonso García Muñoz quien seria el inventor de este subgenero literario.

Ernesto Albán fue muchas cosas, relacionadas con las artes escénicas, antes fue músico y de ahí en más, el creador del personaje más original y más apreciado en nuestro medio y, en su época de apogeo, por varias décadas, en toda América: Evaristo Corral y Chancleta representó la sal quiteña, la irreverencia de una clase social en formación contra el statu quo, y esa condición del habitante andino, dicharachero, locuaz, no falto de tristeza y nostalgia, ambicioso y lleno de esperanza que se extiende al ser ecuatoriano.


Martha Ormaza nació el 13 de julio de 1959 en Alausí, Prov. Chimborazo. Actriz especializada en Teatro del Humor con una carrera muy versátil habiendo participado en teatro, televisión, radio y cine. Tiene una Licenciatura en Ciencias Públicas y Sociales. Entre los eventos destacados que ha participado está el Encuentro "Magdalena" Festival Internacional de Teatro de Buenos Aires". Además ha sido parte del elenco de las obras de teatro: "La Marujita se ha muerto con leucemia", "Monólogos de la Vagina", "El Eterno Femenino". De las producciones de televisión: "Los Sangurimas" "Dejémonos de Vainas" y la película: "Un titán en el ring". Recibió de la Casa de la Cultura Ecuatoriana el Reconocimiento a los veinte años de carrera artística.

Juana Guarderas

Capacidad amatoria desde la butaca

Su linaje teatral se sustenta en la formación familiar. Sus padres Joaquín Guarderas y María del Carmen Albuja fundaron parte del grupo de Teatro Independiente y son los pioneros del Patio de Comedias.
Ojos grandes y verdosos, personalidad imponente, sonrisa muchas veces de niña y otras de mujer intrépida; gestos de manos, cejas y rostro confirman su pensamiento y pasión por el teatro.
Juana Guarderas es un personaje casi mítico de la cultura ecuatoriana, una heroína de las tablas que se ha mantenido en la labor preciosa y dura de la actuación desde la infancia. “Amé el teatro desde niña, empecé siendo público, desde la butaca vi muchos espectáculos. Recuerdo el Teatro Sucre en el que disfruté de obras profesionales, para niños, operetas, zarzuelas. Siempre me llamó la tención el trabajo escénico”.
‘La lección de la Luna’ fue una obra que compartió con su padre, Juana fue la princesa triste que quiso que le regalen la luna, una función que se convirtió en su primer trabajo teatral a la edad de 17 años, debut en casa propia: El Patio de Comedias.
Ahí empezó la aventura, que hasta el momento, se encuentra en desarrollo. Un recorrido arduo y muy profesional,
Tres personajes han marcado su carrera: La Marujita se ha muerto con leucemia (1990) confirmó su trabajo escénico. “Fue un personaje que me reafirmó, ya había hecho varias obras antes pero no me atrevía a decir que soy una actriz”.
Esa seguridad se proyectó en sus futuros trabajos. El diario íntimo de una adolescente(1996), esta vez un monólogo, labor que le resultó bastante enriquecedora. Su personaje: una niña pícara, desprevenida y sin prejuicios frente a la sexualidad. “Representé a una joven que experimentaba su florecimiento sexual de forma muy espontánea y mágica”.
Ser emigrante fue el tercer personaje importante en su carrera, en la obra Esperando el Coyot(2004) por su capacidad histriónica y motivar al público a comprarle legumbres, “Esta vez me vi obligada a hacer teatro dentro del teatro”.
Para Juana no existen papeles desagradables sino complejos, como Clara, un personaje de Las criadas(1992), la experiencia fue muy exigente, una obra muy intelectual que requería de cierta madurez actoral. “Al público también le costó mucho digerirla”.
En nuestro teatro es muy importante la cuentería, la tradición oral, como en Recetas para viajar en la que se aplica la técnica de la comedia del arte ecuatoriano, y la narración de Los monólogos de la vagina. Esta última obra la asumió luego de indagar sobre el tema de género en El eterno femenino(2002).
De hecho el eje creativo del Patio de Comedias lo conforman cuatro mujeres, no obstante sus obras están muy distantes de promocionar el feminismo sino más bien mostrar un discurso femenino “Las mujeres vamos con las manos abiertas hacia el compromiso de la vida, somos madres, hembras, profesionales, artistas“, su función es el contar la realidad social del país y hacer homenaje a la historia del teatro ecuatoriano. Por ello, confirma que la dramaturgia tiene que cumplir un rol social desde sus orígenes “Hacer reflexionar al ser humano es nuestro puro objetivo”.
Aunque no se puede decir que categóricamente Monólogos de la Vagina cambió la mirada de la mujer en la sociedad, el auditorio demostró un sacudón de conciencia y responsabilidad. “La obra conmovió a hombres y mujeres, los comentarios están escritos y sus expresiones lo confirmaron”.
Precisamente el público es el elemento fundamental en este oficio, además de todo el tiempo de trabajo, un grupo creativo, un director, un dramaturgo, un buen texto, iluminación, sonido, maquillaje, escenografía, utilería, vestuario, promoción y difusión. Sí, son muchísimos elementos que convergen en un sólo espacio, en las tablas del Patio de Comedias que vive de la ilusión y la creatividad y se alimenta de aplausos.
¿Qué características debe tener un aficionado al teatro?
El teatro no es excluyente, si alguien busca una forma de expresarse es una actividad recomendable. Si es a nivel profesional es muy demandante y requiere de mucho trabajo.
¿Cómo eliges una obra?
Llevamos los ojos hacia la realidad ecuatoriana. Escogemos la temática paralelamente con nuestras necesidades de herramientas técnicas, con constante exploración actoral, para aprenderla y hacerla nuestra. En el Patio de Comedias trabajamos mucho con la expresión gestual. Partimos generalmente de un taller. Hoy estamos trabajando con Wolframio Benavides un actor ecuatoriano importante y experimentamos un taller sobre una técnica que busca el performance basado en un código Hindú para encontrar las ocho emociones primordiales del ser humano. Pretendemos ser acróbatas de las emociones.
¿Hay una cultura importante de teatro en el país?
Me atrevo a hablar de Quito que tiene una oferta teatral muy amplia. No obstante, dependemos mucho de los medios de comunicación para la difusión. Hoy es muy prolífera la actuación; cada grupo, con mucho esfuerzo, ha conseguido una sala propia. No se pide paternalismo sino fomentar la labor cultural. No necesitamos una palmadita en la espalda.
¿Cómo es Juana en el día a día?
Corre, corre. Tengo mucha actividad, primero están mis hijos y comparto con ellos mi quehacer. Mi vida cotidiana está ligada a mi trabajo. Me considero privilegiada porque tengo integrada mi existencia. Creo que en la actualidad paso por un momento holístico, soy madre, actriz, y pareja.
¿Qué disfrutas hacer además del teatro?
Me gusta caminar en la naturaleza, aprender lenguas, leo libros en francés, italiano, portugués e inglés y obviamente todo mi tiempo libre trato de dedicarlo a mi familia, ahora no oigo Depeche Mode sino rondas infantiles.
¿A quién admiras?
En el campo actoral a Chaplin e Irene Papas y en la vida a la gente común
¿Cuáles son los planes futuros?
Intercambios culturales con Colombia, ahora están aquí y nosotros iremos a mostrar nuestro trabajo. Una obra que todavía no tiene nombre ni apellido y también un deseo muy grande de enfrentar un nuevo monólogo.
¿Quisieras incursionar en la dirección teatral?
Sí, pero lo veo como un proyecto más futuro.

Elena Torres, actriz profesional con estudios en Escuela de Teatro de la Universidad Central del Ecuador, Taller de danza con Wilson Pico, Taller de Pantomima con José Vacas, Taller de Investigación Teatral en la Plata Argentina y varios talleres de diversas técnicas teatrales y de títeres.

Desde 1978 ha actuado en:

TEATRO:

“A la Diestra de Dios Padre” – Enrique B uenaventura. Dirección de María Escudero.

“Glup, Zas, Pum, Crash” y “La mayonesa se bate en retirada” Obras Infantiles. Dirección: María Escudero.

“Entre Gallos y Media Noche” Investigación y creación colectiva. Dramaturgia y dirección de María Escudero.

“El miedo imaginario de Amparito A” Dramaturgia y dirección de Marie Lourties.

“La Marujita se ha muerto con Leucemia” de Luís Miguel Campos. Dirección de Guido Navarro.

“Las Criadas” de Jean Jennet. Dirección de Sergio Maldonado

“Adiós siglo XX” de Abdón Ubidia. Adaptación de Arístides Bargas. Dirección: Jorge Mateus.

“Dios”. De Woody Alen. Dirección de Guido Navarro

“La Tránsito Smith ha sido secuestrada” de Luís Miguel Campos. Dirección de Guido Navarro

“El Coyot” de Juan Andrade. Dirección de Juan Andrade

“Monólogos de la Vagina” de Eve Ensler. Adaptación y dirección colectiva de las tres actrices.

“Receta para viajar” de Francisco Guarderas. Dirección de Guido Navarro.

“Las Marujas Asambleístas”. Creación colectiva, de las tres actrices, del guión y la puesta en escena.

REPORTAJE DESTACADO

50 años de los BEATLES